jueves, 8 de abril de 2010

Mara Dierssen: "Los músicos tienen un cerebro diferente al resto de personas"


Os dejo esta entrevista, publicada hace unos días en El País, que me ha parecido interesante.

EVA MELÚS
BARCELON

A Mara Dierssen pudo dedicarse a la música, pero la convirtió en afición científica. Esta investigadora del Centro de Regulación Genómica, Premi Nacional de Pensament i Cultura Científica, es reconocida por sus estudios sobre el Síndrome de Down y coordina la versión barcelonesa de la Setmana Mundial del Cervell, que ofrece conferencias, demostraciones y espectáculos. Ella misma abre fuego con la charla El misterioso enigma dels genes musicales. Reserven plaza.

–¿Por qué existe la música?
–Ni Darwin logró descrifrar porqué los humanos dedicamos tanto esfuerzo a una actividad sin función biológica clara, pero en el cerebro hay un impulso que nos anima a escuchar y a producir música.
–Mi impulso de producir alcanza solo a seguir el ritmo con los pies.
–Al oír una canción, en los «no músicos» reacciona el hemisferio derecho, más emocional, que capta el contorno melódico. En los músicos se activan también áreas del izquierdo, más analítico. Son responsables de la sintaxis musical, del lenguaje.
–¿La perciben de diferente forma?
–Se podría decir que los músicos tienen un cerebro diferente a los no músicos. También hay diferencias entre quien compone e improvisa.
–¿Qué les hace distintos?
–Muchos directores y compositores poseen imaginería auditiva. Puede pedirles que toquen sin música y ejecutarán todos los movimientos. Es como si oyeran con la mente. También está la memoria tonal, que permite recordar secuencias de tonos.
–¡La música está en la cabeza!
–Hay regiones separadas del cerebro especializadas en reconocer un tono o una melodía. Se sabe que un do es un do gracias al oído absoluto. Quien lo posee presenta una asimetría en el planum temporale, una zona vinculada al lenguaje.
–¿Y las manos virtuosas?
–La música pone en marcha habilidades distintas y complejas del cerebro. Los violinistas corrigen la posición en función de lo que oyen. El ajuste audiomotor es más fino.
–¡Los genes son todo!
–Hay cuestiones hereditarias. El 5% de la gente es incapaz de procesar la música y el 15% no canta. ¡Familias enteras! Aunque no se engañe: hay algo innato, pero el ambiente musical es determinante.
–¡A estas alturas me dice esto!
–Lo demuestran los estudios sobre gemelos criados por separado. También se sabe que escuchar a Mozart mejora el aprendizaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...