domingo, 16 de mayo de 2010

La curiosidad de hoy...


El francés Richebourg fue uno de los mejores espías de toda la historia. Nació en 1768 y no era, precisamente, un James Bond. Y es que Richebourg media, nada más y nada menos, que unos ¡58 centímetros! Esto le permitía disfrazarse de bebé y, con la ayuda de alguna anciana colaboradora, cruzar las líneas enemigas durante la Revolución Francesa.


S.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...